Proveedores de cuy para el restaurante de Gastón Acurio son del valle del Colca

Un logro del Programa de Desarrollo Productivo y Articulación Comercial de minera Buenaventura en alianza con la población
Proveedores de cuy para el restaurante de Gastón Acurio son del valle del Colca

Proveedores de cuy para el restaurante de Gastón Acurio son del valle del Colca

28 de Octubre del 2018 - 12:29 » Textos: Nery Alemán » Fotos: Correo

El reto de la escasa población del distrito de Tapay, en la provincia de Caylloma, es darle sostenibilidad a los proyectos consolidados con apoyo de técnicos del Programa de Desarrollo Productivo y Articulación Comercial (PRA), de minera Buenaventura, y que estos no terminen en el cementerio de ideas cuando cese la explotación de la mina Tambomayo, cosa que podría ocurrir en poco más de un lustro.

Por eso ahora se esfuerzan para aprender, asimilar y entender la importancia de no echarse hacia atrás a la hora de llevarse la mano al bolsillo cuando la empresa deje de darles el aporte económico de hoy.

¿Qué pasará cuando la mina se vaya? El presidente de la Asociación de Productores Misky Tapay , Procarpio Quico Llamoca, responde firme y dice que todo lo avanzado no se vendrá abajo.

Muy cerca una sonriente Magaly Arotaipe Tejada, tesorera de la organización, reafirma lo dicho por su paisano, mientras Miguel Ubaldo Cacya y Agustín Puma Huamaní, asienten cuando piensan en un futuro promisorio, como dueños de su destino.

EL CAMBIO

Antes de la llegada de Buenaventura a este distrito cuya latitud oscila entre 2,600 y 2,800 m.s.n.m., el típico valle interandino; la producción local de frutas y hortalizas servía para mantener activo el mercado de intercambio, el ancestral trueque sin moneda de por medio.

La presencia de la mina ha variado sus modos de vida. El primer cambio fue reemplazar los añejos y demasiado altos árboles de palto, por plantones germinados por ellos mismos con ayuda de los profesionales contratados por PRA. Milímetro a milímetro y desde la semilla o pepa, vieron los plantines erigirse y luego desarrollar en el campo.

Este año, obtuvieron la segunda temporada de cosecha de palta de la variedad Hass, el doble del rendimiento del año anterior, y es probable seguir en la misma tendencia si mantienen intactas sus labores de cultivo entre ellas el uso exclusivo de abono orgánico, guano de cuy previamente lavado y almancenado de forma correcta, así como otros productos naturales sometidos a tratamiento cuidadoso.

Sus ingresos ahora se ven en dinero contante y sonante, por cuanto la calidad de su palta orgánica adquirió fama muy pronto y hoy es parte de la carta exportable a países con exigencias sanitarias muy altas.

También han mejorado el rendimiento de sus frutales, y los mejores resultados los hallaron en el membrillo, durazno y sauco. No en vano son proveedores directos de la empresa Sodexo, especializada en prestar servicios de alimentación para trabajadores de minas. A la mesa de sus trabajadores, va toda la variedad de mermeladas y néctares preparados por los lugareños.

Pero lo que realmente los llena de orgullo, es ser proveedores de cuy en el restaurante Chicha de Gastón Acurio, en la ciudad de Arequipa. Agustín Puma Huamaní, es parte de la Asociación Agropecuaria de Criadores de cuyes del anexo Belén.

Durante la visita a su granja, fue muy celoso a la hora de permitir siquiera la toma de fotografías de sus animalitos. “Nada de acercarse por favor, ellos sienten todo, me conocen y solo reciben alimento de mí”, advirtió. La carne obtenida en Tapay, es de primera calidad. Peso adecuado para el plato, orgánica, alimentación basada en alfalta libre de cualquier agroquímico, mucho cariño y atención puntual de los horarios de comida. Tal vez sea por eso que estos cuyes no ensordecen con sus chillidos cuando alguien se acerca, al contrario, permanecen silenciosos a la espera de ver a su amo.

10 mil kilos de palta exportaron este año los productores del distrito de Tapay.

700 gramos es el peso ideal de una carcasa de cuy lista para ingresar a la cocina.

Lugareños aprenden y son evaluados

Parte de las enseñanzas impartidas por los profesionales del PRA, son las sesiones demostrativas, previa aprobación de lo aprendido de la lectura del manual de manejo técnico, para cada uno de los frutos programados.

El folleto incluye desde la etapa de producción hasta las estrategias de mercado porque el objetivo es vender y vender, todo lo producido.

Lo más leído