Si antes los 45 comités de ollas comunes que hay en Huancayo y Chilca podían preparar un desayuno, almuerzo y cena, hoy, por el incremento del precios de los alimentos, apenas preparan el almuerzo. “Gas cuánto nomás está, leña también ha subido, a un sol está cada rajada”, dice Nélida Urrutia, tiene 5 hijos, dos nietos. Vive en Chilca Alta y ayer junto a medio centenar de madres se movilizó hasta el centro pidiendo ayuda.