En medio de una profunda tristeza, Ayde Aliaga Yauri observaba ayer a su becerro muerto a causa de la helada. En Yanacancha, Chupaca, la localidad, donde sobreviven de la ganadería la temperatura mínima descendió en la madrugada, hasta 10.4 grados bajo cero, según el informe del Senamhi Junín.