Un vaso de zumo de naranja. (Foto: Pexels)
Un vaso de zumo de naranja. (Foto: Pexels)

¿Sabes hacer bien un zumo de naranja? ¿Hay que tomarlo de inmediato? ¿Conoces la mejor manera de conservarlo? ¿Eliges bien las naranjas? Hoy te contamos cuáles son los errores más comunes que cometemos al elaborar y conservar el zumo de naranja natural que hacemos en nuestras casas. También te enseñaremos unos para que te salga diez puntos.

MÁS | Qué hacer para que las naranjas duren más días

1. No saber qué naranja da más zumo

Las naranjas de zumo son más pequeñas que las de mesa, con la piel más fina y más difíciles de pelar. Normalmente tienen pepitas y su agujero u ombligo es poco marcado o inexistente. Su color suele ser más amarillo que las de mesa, que tienen un color más anaranjado intenso. Estas naranjas frecuentemente son muy dulces y delicadas. Consulta cuál es la mejor temporada para adquirirla.

2. Abusar de su consumo

Hay que tener cuidado con la cantidad de zumo de naranja que consumimos, porque el zumo no es una fruta, es tan solo una parte de ella. Al hacerlo hemos separado la fibra que contiene la pulpa del líquido y, como consecuencia, los azúcares que hasta ese momento estaban unidos a la fibra se liberan.

Se convierten en azúcares añadidos, de los que no debemos abusar porque su consumo en exceso está asociado a enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2 o problemas cardiovasculares. La OMS dice que no debemos pasar de los 25g al día y un vaso de zumo por si solo ya puede alcanzarlos.

Un vaso de zumo de naranja. (Foto: Pexels)
Un vaso de zumo de naranja. (Foto: Pexels)

¿Nos comeríamos cuatro naranjas de golpe? Difícilmente, porque la fibra que contienen nos sacia. Pero en cambio sí que podemos tomar su jugo exprimido en un solo vaso. Es mucho mejor tomar una naranja a gajos que exprimida, aunque cada vez apostemos más por el zumo que por la fruta entera.

3. Tardar mucho en tomarlo

Se ha demostrado que la vitamina C de un zumo de naranja no se pierde aunque no te tomes el zumo al momento de exprimirlo. De todas formas, aunque la vitamina se conserve, el zumo puede volverse más amargo. El contacto con la temperatura, la humedad y el oxígeno hace que pierda cualidades.

4. Tomarlo en ayunas

¿Cuál es el mejor momento para tomar un zumo de naranja? No hay un momento del día que siente mejor o peor a nuestro cuerpo, aunque la nutricionista y endocrina Virginia Vicario recomendó a través de no hacerlo en ayunas “porque la acidez de la naranja nos puede provocar reflujo y acidez”. Para la especialista es mucho mejor tomar un zumo a media mañana o a media tarde.

5. Elegir un exprimidor inadecuado

Para elegir el exprimidor de zumo que mejor se adecúa a tus necesidades tendrás que valorar cuántos son en casa, si te gustan los diseños vintage, si tienes prisa por las mañanas o incluso si prefieres un modelo silencioso. Puedes usar el exprimidor manual ovalado de toda la vida, optar por uno eléctrico básico de bajo coste y sencillo funcionamiento o decidirte por algo más moderno.

TAGS RELACIONADOS