El entorno de confianza y quienes fueron asesores de la entonces presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, se encuentran en puestos claves del Legislativo en la gestión de Lady Camones y, además, mantienen los jugosos sueldos que tenían con la acciopopulista. Todos ellos presentaron su renuncia antes de que concluya su contrato -el 27 de julio- para luego ser contratados en la modalidad de plazo fijo en el Servicio Parlamentario.