Gladiolos blancos y rosados que simbolizan la fuerza de carácter, la fidelidad y el honor, fueron colocados sobre los mujeres . Después de 13 horas de viaje, los restos de las hermanas Ochoa Ccahuana y sus dos hijas, llegaron a la humilde casa del cerro Hualashuata en el distrito Chilca.

Alejandra Ccahuana (67), se abalanzó sobre los ataúdes de sus hijas Marcelina Ochoa Ccahuana (38),  Carmen Rosa Ochoa (28) y Diane Ochoa (24). Luego   se quedó abrazando el de sus  nietas Anyeli (01), hija de Carmen  y Luana (04), hija de Diane. “Por qué Dios mío. Ahora quién me va  a ayudar, por qué mis hijas. Yo   no voy a poder vivir sin ellas”, decía la desconsolada madre y viuda. A su costado  Edson L.O. (14), de rodillas se aferró al ataúd de su madre Marcelina. “Te prometo que voy a hacer lo que tú querías. Te amo, madrecita”, se le escuchó decir, mientras todos los familiares rompían en llanto.

Alejandra Cahuana, contó que los años 80, ella y su esposo José Ochoa llegaron a Huancayo dejando su natal Churcampa en Huancavelica, huyendo de las acciones terroristas e increíblemente ahora sus tres hijas y nietas fueron acribilladas y quemadas por presuntos terroristas, la noche del 24 de mayo.

Los deudos se abrazaron pidiendo que atrapen a los crueles asesinos. “Justicia, estos crímenes no deben quedar impunes. Basta ya de masacres, no queremos violencia”, decían.

Los dolientes contaron que Marcelina empezó con el comercio hacia la selva y alquiló un bar restaurante en San Miguel del Ene y luego llamó a sus hermanas Carmen  (cocinera) y Diane (moza)  para que la ayuden.

Antes que cierren el negocio, llegaron los verdugos sin pasamontañas, con el rostro descubierto y las mataron. “Les dispararon y a dos  les  rociaron gasolina y les prendieron fuego, junto a sus hijitas”, dijeron los deudos.  Hoy jueves será el sepelio de los cinco integrantes de la familia Ochoa Ccahuana en el cementerio de Huichucruz en Azapampa.

Las otras víctimas del ataque en Vizcatán del Ene son: Deter Leo Limaymanta Pérez (26) y su vecino Edinson Flores Medina (17), quienes radicaban en Tarma y fueron a trabajar a la chacra.

Según la Policía de inteligencia, el  atentado terrorista habría sido cometido por los camaradas “Carlos” o “Darío” y “Anselmo”, quienes se desplazan con 20 a 15 integrantes de una columna terrorista. ‘Carlos’ es mando militar, tiene unos 27 años y desde niño perteneció a Sendero en el Vraem. También fue parte de los ‘pioneritos’, formados en  campamentos terroristas.